Un mensaje en honor a las menores Anna y Olivia, en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

 

Gimeno mató presuntamente a las niñas en su finca para provocar el mayor dolor a su expareja, según la jueza del caso
La magistrada titular del Juzgado de 1a Instancia e Instrucción número 3 de Güímar destaca que se trataba de un plan preconcebido

12/06/2021


Tomás Gimeno, el padre desaparecido en Tenerife desde el 27 de abril junto a sus hijas Anna y Olivia, presuntamente habría dado muerte a las niñas en su finca de Igueste de Candelaria en un plan preconcebido que tenía como fin provocar a su expareja el mayor dolor que pudiera imaginar.
Esta es una de las premisas que señala la magistrada titular del Juzgado de 1a Instancia e Instrucción número 3 de Güímar en un auto dictado este sábado para informar al Ministerio Fiscal sobre la procedencia de dejar sin efecto la vigente orden internacional para la detención de Gimeno por delito de sustracción menores.
La jueza a su vez ha pedido otra orden internacional para la detención de Tomás Gimeno por la presunta comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género, al tiempo que pide que el caso pase al Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Santa Cruz de Tenerife.

La autopsia preliminar revela que Olivia falleció por un edema agudo de pulmón
La confirmación sobre la causa de la muerte de la niña de seis años, asesinada presuntamente por su padre, queda a la espera de otros resultados
Extraído de DIARIO DE AVISOS
12/06/2021

La niña Olivia Gimeno falleció a causa de un edema agudo de pulmón, según la autopsia a la que fue sometido su cuerpo, hallado el pasado jueves a mil metros de profundidad, y a la espera del resultado de los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos.
El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha informado este sábado del resultado de la autopsia realizada al cadáver de la pequeña de 6 años, a la que se buscaba desde el 27 de abril, día en que desapareció junto a su padre, Tomás G., y su hermana Anna.

La autopsia concluyó a las 15:00 horas del viernes, ha precisado el TSJC, que también puntualiza que otras conclusiones respecto a las pruebas practicadas quedan a la espera de los resultados del resto de análisis.

Gimeno mantuvo hacia Beatriz un trato vejatorio y denigrante desde su separación
Durante la noche en la que mató presuntamente a las niñas, llegó a decirle a su exmujer que no podía permitir que sus hijas crecieran sin su padre


DIARIO DE AVISOS
12/06/2021
Las niñas, de tan sólo uno y seis años, fueron presuntamente asesinadas por su padre, Tomás Gimeno. Así lo recoge el auto de la magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar, que se ha conocido en el día de hoy, y que también revela que Olivia, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado jueves, falleció de muerte violenta, de tipo homicida, como consecuencia de un edema agudo de pulmón.
Según el auto, Beatriz Zimmermann y Tomás Gimeno mantuvieron una relación fruto de la cual nacieron Anna y Olivia. Dicha relación se rompió hace aproximadamente un año, lo que implicó el cese de la convivencia, residiendo desde entonces Tomás en Igueste de Candelaria y Beatriz junto a sus hijas en Radazul.
Desde ese momento, Tomás mantuvo de forma constante hacia Beatriz un trato vejatorio y denigrante, dirigiéndole a diario comentarios descalificativos, ofensivos y ultrajantes, en particular enfocados a menospreciarla por haber rehecho su vida con una nueva pareja, manifestando además, de forma reiterada, que no toleraba que compartiera momentos con sus hijas.

La tarde de autos
El 27 de abril, Tomás acordó con Beatriz pasar la tarde con sus hijas, lo que implicaba recogerlas hacia las 17.00 horas y llevarlas de nuevo a casa a las 21.00 horas. A continuación, Tomás llevó a Olivia a clases de alemán, donde acudía los martes y jueves.
En ese instante, Tomás entregó a su pareja, directora del centro, un estuche lapicero con cinta de embalar, pidiéndole que le llamara a las 23.00 horas del mismo día. Pese a ello, abrió el estuche hacia las 17.20 horas, encontrando en su interior un fajo de dinero por importe de 6.200 euros y una carta despidiéndose de ella.
Tras salir del centro, Tomás se dirigió con las niñas a casa de sus padres en Santa Cruz, dejando allí a Anna y llevando a Olivia a clases de tenis hasta aproximadamente las 18.30 horas. Tal circunstancia la aprovechó Tomás para acudir hasta la Marina de Santa Cruz, donde estacionó su coche a las 17.50 horas a la altura del pantalán en que mantenía atracado su barco para probar el motor, abandonando la Marina poco antes de las 18.00 horas.
Después de recoger a Olivia, regresó al domicilio de sus padres, donde permaneció hasta minutos antes de las 19.30 horas. Apenas quince minutos después, Tomás llegó a su casa en Igueste de Candelaria. Presuntamente, en dicha finca Tomás dio muerte a sus hijas.

Con los cadáveres
A las 21.05 horas, Tomás se desplazó con su vehículo, en cuyo interior presuntamente se encontraban los cuerpos sin vida de las pequeñas, hasta Santa Cruz, parando un momento en casa de sus padres, donde a escondidas dejó su perro, dos tarjetas de crédito con sus claves y dos juegos de llaves de un Alfa Romeo que había dejado la madrugada del mismo 27 de abril, hacia las 00.30 horas, en la finca donde ejercía su actividad profesional, situada en Guaza.
Beatriz llegó a las 21.00 horas al domicilio de Tomás, a quien llamó por teléfono y quien le dijo que iban a comer algo y que le dejaría a las niñas en casa. Sin embargo, poco antes de las 21.30 horas Tomás regresó hasta la Marina. Tras estacionar el vehículo, realizó tres viajes desde el coche hasta su barco. Finalmente, a las 21.40 horas zarpó con la embarcación.
A las 21.50 horas Beatriz llamó de nuevo a Tomás, quien le comunicó que ya estaba fuera de la Isla con las niñas. Poco después, le telefoneó de nuevo y Tomás le dijo que ya no iba a ver ni a las niñas ni a él, que se iba con ellas y que iba a empezar una nueva vida. A las 22.30 y a las 22.40 horas, Beatriz repitió la llamada, ya desde el Puerto de la Guardia Civil, siendo la respuesta de Tomás la misma, aun cuando intervino un agente de la Guardia Civil.
Cuando ya estaba suficientemente alejado de la costa y sobre una zona que conocía profunda, hacia las 22.30 horas, Tomás arrojó al mar el cuerpo sin vida de su hija Olivia y presuntamente el de su hija Anna, junto al ancla.
A las 22.30 horas, Tomás volvió a llamar a Beatriz, llegando a decirle que él no podía permitir que sus hijas crecieran sin su padre. A las 22.44 horas el teléfono de Tomás aparentemente se quedó sin batería, por lo que decidió regresar a puerto.
En la bocana de la Dársena Pesquera, hacia las 23.15 horas, Tomás se cruzó con una embarcación de la Guardia Civil, que realizó una propuesta de sanción contra él por incumplir el toque de queda. Seguidamente, volvió a atracar su barco. A las 23.45 horas, Tomás se dirigió a una gasolinera cercana y compró un cargador de móvil, cigarros y agua, regresando minutos antes de las 00.00 horas a la Marina, dirigiéndose con el vigilante de seguridad a su oficina a cargar el móvil. A las 00.27 horas, Tomás regresó de nuevo a su marco y zarpó por última vez.
Tomás volvió a hablar a las 01.28 horas con Beatriz, quien le planteó que las niñas necesitarían a su madre, a lo que él contestó que sabía que eso le iba a costar pero que con el tiempo estarían bien con él, ya que tenía suficiente dinero para vivir. A las 02.11 horas habla por última vez con Beatriz, despidiéndose definitivamente. Además, mandó varios mensajes de despedida a sus amigos, a los que comunicó que les dejaba varias de sus pertenencias, y a su padre, diciéndole que lo sentía de verdad, que lo sentía por él, pero que necesitaba esto y que por fin estaría bien y como quería. El último mensaje lo remitió a las 02.27 horas.
A las 17.37 horas del 28 de abril, su barco fue localizado en el mar vacío y a la deriva a la altura del Puertito de Guímar. Durante su remolque hasta el puerto de Santa Cruz fue localizado flotando en el mar el maxi cosi de Anna.
Finalmente, el pasado jueves el buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’ localizó el cuerpo sin vida de Olivia.

Flores, velas y peluches en la casa donde se vio por última vez con vida a Olivia y Anna
Vecinos del Camino Cruz Colorada, en Igueste de Candelaria, recuerdan a las niñas a las que vieron jugar la tarde del día en que desaparecieron
NORBERTO CHIJEB-DIARIO DE AVISOS
12/06/2021

El número 23 del Camino Cruz Colorada, en Igueste de Candelaria, sustituyó desde ayer tarde el precinto de la Guardia Civil por velas, globos y peluches en recuerdo póstumo de las niñas Olivia y Anna, tras aparecer el cuerpo sin vida de la primera en las profundidades del mar, a tres millas de la capital tinerfeña, en donde teóricamente estarán también los cuerpos de la pequeña Anna, de un año de edad y la de su padre, Tomás Gimeno Casañas, presunto autor del cruel suceso.
A la espera de que aparezcan esos dos cuerpos sin vida, la ciudadanía tinerfeña, española y hasta mundial llora la muerte de Olivia, de seis años, como lo han hecho de los vecinos de Cruz Colorada, que siguen sin dar crédito a lo sucedido. “Llevamos viviendo puerta con puerta dos años y nunca me hubiera imaginado que Tomás hubiera hecho eso”, señalaba la vecina que un día después de la desaparición (28 de abril) confirmaba que las niñas estaban jugando el día anterior, sobre las siete de la tarde, en el jardín del chalet. Fue la última vez que alguien las vio con vidas o mejor dicho, las oyó, gritando “papi, papi”.

Todas las teorías apuntan a que Tomás Gimeno pudo acabar asfixiando a sus hijas en la finca que tenía alquilada desde hacía tres años y que luego las metió en grandes bolsos que subió a su embarcación para arrojarlas al mar con lastre y posteriormente quitarse él la vida con el apoyo de ocho kilos de plomos, que siguen sin ser descubiertos en la zona de rastreo del barco Ángeles Alvariño.
En los cinco registros que hizo la Guardia Civil en la casa y la finca de tres mil metros cuadrados que Tomás Gimeno tenía alquilada en Cruz Colorada, tres de ellos con perros, no se encontró rastro de sangre alguno, ni ninguna prueba de droga que pudiera utilizar para acabar con sus hijas, más allá de unos antinflamatorios que tenía recetado Tommy para rebajar el dolor de costillas tras sufrir semanas antes una caída practicando motocross.

El Ángeles Alvariño regresa a puerto tras trece días de rastreo al sufrir una avería
El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, informó ayer viernes de que la búsqueda de Anna y Tomás seguiría, al menos, hasta el próximo lunes

12/06/2021

El buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’ ha regresado hoy sábado al puerto de Santa Cruz de Tenerife al sufrir una avería, tras trece días consecutivos de rastreo en la zona donde el pasado jueves se encontró el cuerpo sin vida de Olivia y donde se busca a su hermana Anna y su padre Tomás Gimeno.
El barco del Instituto Español de Oceanografía (IEO), equipado con un radar de barrido lateral y un robot submarino, continuará con las labores de rastreo para tratar de encontrar a Anna y Tomás Gimeno una vez se solventen estos problemas técnicos,
Durante la noche el ‘Ángeles Alvariño’ ha estado realizando rastreos en una zona más próxima al Puerto Deportivo Marina Tenerife, donde Tomás Gimeno tenía atracada su lancha, la cual fue encontrada vacía y a la deriva el día después de que se produjera su desaparición junto a sus dos hijas, Anna y Olivia.
Sin embargo, en torno a las ocho y media de la mañana el buque oceanográfico se vio obligado a regresar a puerto tras la citada avería. El delegado del Gobierno, Anselmo Pestana, informó ayer viernes de que la búsqueda de Anna y Tomás seguiría, al menos, hasta el próximo lunes y no descartó que estuviera más días si fuera necesario.

Orden internacional para la detención de Gimeno por delitos de homicidio y violencia de género
El buque oceanográfico Ángeles Alvariño continuará con las labores de rastreo para tratar de encontrar a Anna y Tomás Gimeno una vez se solventen los problemas técnicos
DIARIO DE AVISOS
12/06/2021

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha informado este sábado de que la autoridad judicial deja sin vigencia la orden internacional para la detención de Tomás Gimeno por un delito de sustracción de menores y, en su lugar, acuerda otra orden internacional por la presunta comisión de dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.
Asimismo, la juez instructora declara la pérdida de competencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar en el caso a favor del Juzgado de Violencia sobre la mujer de Santa Cruz de Tenerife, donde la madre de las niñas tiene su domicilio.
El buque oceanográfico Ángeles Alvariño continuará con las labores de rastreo para tratar de encontrar a Anna y Tomás Gimeno una vez se solventen los problemas técnicos.
Durante la noche, la embarcación ha estado realizando rastreos en una zona más próxima al Puerto Deportivo Marina Tenerife, donde Tomás Gimeno tenía atracada su lancha, la cual fue encontrada vacía y a la deriva el día después de que se produjera su desaparición junto a sus dos hijas
 

Aparece sin vida el cadáver de una de las niñas en el fondo del mar

Siguen las investigaciones oficiales y se apunta a que el padre Tomás Gimeno se suiciidó y antes asesinó a sus hijas

 

El robot del barco Ángeles Alvariño halla, a tres millas de la costa tinerfeña y a mil metros de profundidad, el cadáver de la mayor de las niñas desaparecidas, dentro de una bolsa amarrada a un ancla. La Guardia Civil cree que Tomás Gimeno asesinó a sus dos hijas, arrojó los cuerpos al mar y luego se suicidó

Tinerfe Fumero 11/06/2021 

Extraído de 

https://diariodeavisos.elespanol.com/wp-content/uploads/2021/06/587954078_187673744_1706x960-1-1024x576.jpg

 

La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar (Santa Cruz de Tenerife) practicó ayer, en el Instituto de Medicina Legal de Tenerife (La Laguna), el levantamiento del cadáver de una niña de, en torno, a los seis años, que, a falta de pruebas médico forenses más determinantes, podría corresponder, prácticamente con toda seguridad, a Olivia Gimeno, la menor de edad desaparecida el pasado 27 de abril junto a su hermana de un año Anna y su padre, Tomás Gimeno, de 37 años de edad, según informó ayer el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

El cuerpo sin vida fue hallado por el robot del buque de búsqueda Ángeles Alvariño al mediodía de ayer y a unos 1.000 metros de profundidad a unas tres millas náuticas (algo más de 5,5 kilómetros) de la costa del término municipal capitalino. Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Junto a ellas, había otra bolsa de deportes vacía.

El cuerpo fue trasladado a tierra sobre las 18.00 horas y llevado al Anatómico Forense para el levantamiento. El Ángeles Alvariño continúa su rastreo en la zona.

Como corresponde a la bonhomía que les presupone y en correspondencia al honor que tienen como divisa la Guardia Civil, tanto los investigadores de la Benemérita como las autoridades judiciales y gubernamentales tuvieron buen cuidado de que fuera la madre de las niñas, Beatriz, la primera persona que tuviera confirmación oficial de tan terrible hallazgo, y no por otros medios con la zozobra subsiguiente acerca de su veracidad. Tan durísima misión fue llevada a cabo por miembros de la Policía Judicial de la Guardia Civil. Eso sí, fuentes judiciales desmintieron ayer que también se hubiera dado con los cuerpos sin vida de Anna y el propio Tomás, por mucho que su búsqueda se convierta ahora en algo más prioritario si ello fuera posible.

A este respecto, fuentes cercanas a la Delegación del Gobierno reconocieron ayer que tienen previsto llevar a cabo gestiones en el Ministerio de Ciencia e Innovación para que el buque del Instituto Español de Oceanografía Ángeles Alvariño continúe con sus trabajos relacionados con este caso más allá del próximo lunes día 14, jornada en que estaba previsto que retornarse a sus menesteres habituales.

Sea como fuere, la intervención del Ángeles Alvariño ha resultado providencial para resolver un caso en el que se llevaron acabo diversos registros en tierra, hasta cinco en el caso de la vivienda que tenía alquilada Tomás en Igueste de Candelaria, a donde se trasladaron incluso los mejores perros con los que cuenta la Guardia Civil a la hora de rastrear restos fisiológicos, todos ellos sin resultado. También hubo intervenciones en una finca platanera propiedad de la familia de Tomás y hasta en la guardería donde trabaja la coyuntural pareja de Gimeno, quien reconocía públicamente los profundos trastornos que le habían ocasionado algunas informaciones sobre si había recibido alguna cantidad de dinero por parte de Tomás en una caja remitida en relación con el día de autos.

Resta añadir que la conmoción por el fatal desenlace ha sido enorme, y que las familias afectadas están devastadas por el dolor.

 

Tomás pudo asesinar a sus hijas, tirar sus cadáveres al mar y luego suicidarse

Tras el hallazgo del cuerpo sin vida de Olivia, la Guardia Civil contempla la hipótesis del crimen parental como explicación de los hechos: Gimeno quiso ‘vengarse’ de la madre y lo pagaron las niñas

 Extraído de www.diariodeavisos.com.

 

 

 

Siempre fue la primera hipótesis. Desde el minuto uno hubo coincidencia entre los especialistas de que estábamos ante un crimen vicario o parental, aquellos en que el criminal decide castigar o vengarse (por usar su autoexculpatoria terminología) de la madre y lo terminan pagando los hijos en común. Aunque el paso de los días sembró dudas a este respecto, los hechos han sido tozudos y el hallazgo del cadáver de Olivia en un petate sumergido frente a Santa Cruz, lastrado con el ancla de la embarcación de recreo del padre, confirma aquellos terribles augurios.
A la espera de dar con los cuerpos sin vida de la pequeña Anna y del propio progenitor (anunciada ayer erróneamente por varios medios), la línea de trabajo que maneja en exclusiva desde ayer la Guardia Civil pasa por que Tomás Gimeno, de 37 años y padre de las pequeñas, acabó con sus vidas el mismo día en que desaparecieron los tres (el pasado 27 de abril), para luego quitarse la suya.
La reconstrucción de los hechos pasaría por que Tomás, tras hacerse cargo de las pequeñas a las 17.00 horas de dicho 27 de abril como estaba previsto, salió con ellas de la vivienda que tenía en alquiler en Igueste de Candelaria a las 19.30, última vez que se las vio con vida. Quién sabe si narcotizándolas primero, acabó con la vida de las pequeñas antes de las 21.30, hora en que apareció en la Marina santacrucera, de donde zarpó una hora después tras subir varios bultos en los que, por lo que ahora se teme, iban ya los cadáveres de las dos pequeñas, de uno y seis años de edad.
Tras desembarazarse de los mismos frente a la costa de Santa Cruz de Tenerife, volvió a puerto para recargar el teléfono móvil y seguir con la conversación telefónica que mantenía con la madre para irse de nuevo pasada la medianoche y, en alta mar, también quitarse supuestamente la vida.
Ahora se sabe que a Olivia la metió en un petate que lastró con el ancla de dicha embarcación de recreo, de nombre El Esquilón. En cuanto a Anna, se sospecha que sus restos fueron sumergidos junto a la botella de buceo y el edredón hallados el pasado lunes en la misma zona, mientras que el propio Tomás podría haber usado el plomo de su cinturón de buceo para hundirse en las profundidades del océano.
Las infructuosas indagaciones sobre un posible trasbordo en alta mar reafirman la tesis de que el padre se quitó la vida tras cometer el doble parricidio, pero todo apunta a que el Ángeles Alvariño, sin cuya colaboración habría sido imposible aclarar este caso, seguirá trabajando en el lugar más allá del lunes, día en que estaba prevista su marcha.

 

 

SUCESOS- CASO EN TENERIFE DE LOS DOS MENORES DESAPARECIDOS

El buque oceanográfico 'Albariño' (foto) buscará a Anna y Olivia en el mar
Cuenta con un sonar de barrido lateral para obtener imágenes digitales de la superficie del fondo marino


Agencias
29/05/2021

El buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño‘, equipado con un sonar de barrido lateral y un robot submarino, ha llegado a la isla de Tenerife para sumarse al dispositivo de búsqueda de las niñas Anna y Olivia, desaparecidas el pasado 27 de abril junto a su padre, Tomás Gimeno.
El buque, operado por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), partió el pasado domingo del puerto de Vigo y su incorporación a la búsqueda de las niñas fue anunciada por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, quien esta misma semana subrayó que la investigación “no se para” y continúa con la incorporación de estos medios extraordinarios.
El ‘Ángeles Alvariño’ cuenta con un sonar de barrido lateral, un aparato que usa la propagación del sonido bajo el agua para obtener imágenes digitales de la superficie del fondo marino. Las señales acústicas emitidas rebotan en el fondo creando una imagen del mismo. Sus aplicaciones más comunes incluyen la cartografía detallada de comunidades de los fondos marinos, localización de tuberías, viaductos o cables, la búsqueda de objetos o yacimientos arqueológicos sumergidos, entre otros.

El buque también dispone de un robot submarino, el ROV Liropus 2000, propiedad del Instituto Español de Oceanografía, capaz de recuperar objetos en el mar hasta los 2.000 metros de profundidad. Equipado con siete cámaras, puede recorrer el fondo marino, enviar imágenes en directo e incluso recoger muestras.

El buque oceanográfico tiene previsto rastrear la zona donde la lancha de Tomás Gimeno fue encontrada a la deriva, a una milla náutica del Puertito de Güímar. Ahí hará una radiografía del fondo marino con el sonar para tratar de identificar algún objeto extraño y, si es posible, subirlo luego a la superficie con el robot submarino.

Si Tomás Gimeno entregase a las niñas sanas y salvas, eludiría entrar en prisión

 

La acusación sería por sustracción de menores, penada de dos a cuatro años de cárcel, pero el atenuante del arrepentimiento y la falta de antecedentes computables jugaría a su favor
 

Extraído de www.diariodeavisos.com TINERFE FUMERO
22/05/2021

Si Tomás Gimeno, el padre de las niñas desaparecidas desde el pasado 27 de abril en Tenerife, reconsiderase al respecto, tal y como le pide Beatriz, la madre de las pequeñas, y volviera junto a ellas sanas y salvas, es prácticamente seguro que ni siquiera tendría que entrar en prisión, dado que la pena prevista en el Código Penal por hechos como los que nos ocupan sería de dos años de cárcel e incluso menos.

Así lo explicó ayer a DIARIO DE AVISOS un abogado penalista tinerfeño de reconocido prestigio a quien se respeta su deseo de conservar el anonimato, y cuyo análisis jurídico concuerda con el de otro letrado local igualmente consultado a este respecto.

Como es sabido, el Juzgado de Instrucción Número 3 de Güímar mantiene abiertas diligencias por presunto secuestro parental, pero en realidad la calificación correcta es la de sustracción de menores, un tipo penal recogido en el artículo 225 bis del Código Penal, y que prevé “la pena de prisión de dos a cuatro años e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad por tiempo de cuatro a diez años”.
Dicho artículo prevé, además, varios escenarios, como por ejemplo que si la restitución de las menores se produce en menos de 24 horas el autor de la sustracción de menores queda exento de pena, mientras que, si lo hace antes de los 15 días siguientes, la pena sería de dos años de cárcel.


Ninguno es válido ya en el caso de Anna y Olivia, pero sí que importa, y mucho, el arrepentimiento o, lo que es lo mismo, volver con las niñas sanas y salvas, especialmente si, como reza el apartado cinco del artículo 21 5, que considera como atenuante “haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral”, para lo cual dista muchísimo aún.


Dicho llanamente, a Tomás se le acusaría, seguramente, como autor de un delito de sustracción de menores, pero al concurrir la atenuante del arrepentimiento (y obviamente, que las niñas estén bien) se optaría por la pena más baja, la de dos años de cárcel. Como quiera que los supuestos antecedentes de Tomás no son compatibles para este asunto (se sabe que ha tenido problemas con las autoridades, pero relacionados con alguna pelea e impago de multas de tráfico), lo más normal es que dicha pena de dos años de prisión quedaría en suspenso por decisión judicial, y no la cumpliría salvo que cometiera un nuevo delito durante el tiempo previsto antes de su definitiva cancelación.

Incluso hay más, porque tal circunstancia atenuante de la responsabilidad penal, el arrepentimiento de entregarse con las niñas sanas y salvas, podría ser calificada incluso como muy cualificada, lo que supondría que la pena prevista bajaría un grado y sería entre uno y dos años de cárcel. Eso sí, como detalla nuestro experto, “para que se aplique esta atenuante como muy cualificada es muy importante, en cuanto al tiempo, que se retorne a la menores a la mayor brevedad y, en cuanto a los efectos del delito, que se proceda a la reparación del daño o disminución de los efectos derivados de la actuación delictiva, premiando de esta forma su actitud responsable”.

Otro dato nada baladí pasa por el hecho de que Tomás y Beatriz no regulasen jurídicamente la guarda y custodia de las hijas o el régimen de visitas. Según el especialista, dicha circunstancia “podría también influir de forma favorable para Tomás, puesto que, si no hay nada regulado en relación a las niñas, ambos padres tienen derecho a tener a su lado a sus hijas, pero nunca apartándolas de su otro progenitor, de ahí que nuestro código penal condene tal conducta”.


EL MENSAJE

Rogaba Beatriz en su última carta, dirigida expresamente al que fuera su pareja sentimental y padre de sus hijas, Anna y Olivia (uno y seis años, respectivamente), que volviese pronto con ellas. “No alargues la tortura, todos estamos sufriendo. Sé que no quieres eso. Sé que en el fondo deseas volverlas a ver felices con su entorno, su hogar, su familia, amiguitas del cole, sus perros, juguetes. Tomy, solo te pido algo: quiérelas… de tal manera… que tengan lo que más necesitan, el amor de unos padres…aún estamos a tiempo de reparar los daños… y no marcarlas de por vida. (…) Olivia y Anna te lo agradecerán infinitamente. Dales lo que más necesitan, no lo alargues más, no tiene sentido”, escribió la madre.

  

El rastreo de las cuentas de Tomás Gimeno no detecta movimientos sospechosos

 

 

 

 

Los investigadores del caso de las niñas que desaparecieron en Tenerife hace una semana junto con su padre continúan con el rastreo de los movimientos bancarios realizados por Tomás G. y, por ahora, los que se ha detectado son compatibles con actividades empresariales.

No obstante, fuentes de la investigación han confirmado a Efe que todavía quedan algunos movimientos bancarios por analizar.

El análisis de las cuentas bancarias, que fue ordenado por el juzgado que instruye las diligencias por un presunto caso de secuestro parental, forma parte de una de las líneas de investigación que se han abierto para conocer el paradero de Tomás y de sus dos hijas de 6 y 1 años, Olivia y Anna

Tomás Antonio G. tenía que haber devuelto a las niñas el pasado martes 27 de abril, pero, tras mantener varias conversaciones con la madre, le advirtió de que no las volvería ver.

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado a Efe que esta mañana se ha reanudado la búsqueda por mar, tierra y aire con un dispositivo del que forma parte la Guardia Civil, Salvamento Marítimo y el Grupo de Emergencias y Salvamento de Canarias.

Si bien el pasado miércoles, la búsqueda se circunscribió a la zona entre el puertito de Güímar, donde apareció a la deriva el barco propiedad del padre de las niñas desaparecidas, y la Punta de Anaga, a medida que han ido pasando los días se ha ido extendiendo hacia el sureste de la isla.

Las fuentes no han podido precisar si la búsqueda se extiende hacia una ruta más amplia ante las sospechas del entorno familiar de que Tomás puede haber huido con sus hijas hacia algún país de Sudamérica. Al respecto, las fuerzas de seguridad precisan que hay varias líneas de investigación abiertas.

 

 

 

 

 

La madre de las niñas desaparecidas difunde un vídeo: podrían estar en Sudamérica

 

 

 

 

 

Beatriz Zimmerman, madre de Anna y Olivia, la dos niñas desaparecidas en Tenerife junto con su padre, Tomás Gimeno, ha difundido en redes sociales un vídeo de las pequeñas junto a un mensaje en el que pide su máxima difusión internacional.

Beatriz cree que tanto el padre como ellas podrían estar en Sudamérica, debido a los contactos que este tendría allí, por lo que ha pedido máxima difusión para el mismo.

 

 

Los restos de sangre hallados en el barco son del padre de las niñas

El dispositivo de búsqueda localizó flotando en el mar una silla de retención infantil de una de las niñas

Tomás zarpó por última vez desde la Marina de Tenerife, en el puerto de Santa Cruz, en la medianoche del martes al miércoles, y entonces fue visto solo, sin la compañía de las niñas, cargando varias maletas y bolsos en su embarcación, una lancha de unos seis metros de eslora.

 

 

 

Ésta fue localizada horas más tarde a la deriva y sin nadie a bordo frente al Puertito de Güímar.

En esa zona, el dispositivo de búsqueda localizó flotando en el mar una silla de retención infantil de una de las niñas.

Es precisamente ahí donde efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil están realizando inmersiones estos días.

La investigación discurre por diversas vías y se barajan varias hipótesis, entre ellas, que una o varias personas ayudaran a Tomás Antonio G.C. a llevar adelante un plan preconcebido, apuntan fuentes consultadas por Efe.

Antes de que se le perdiera el rastro, el padre habló por teléfono con la madre de las niñas, de la que estaba separado, y le dijo que nunca más las volvería a ver ni a él tampoco.

El rastreo por mar y aire se ha ido extendiendo con el paso de los días hacia el suroeste de Tenerife y también en zonas más alejadas de la costa, siguiendo el curso de las corrientes.

En paralelo, la Guardia Civil continúa con varias pesquisas en tierra, como por ejemplo un segundo registro en la vivienda de Igueste de Candelaria que ha tenido lugar este lunes, esta vez con la intervención de agentes de la unidad central operativa (UCO), especializada en los casos más complicados.

 

 

 

 

 

Detectan una transferencia de 55.000 euros entre dos cuentas de Tomás Gimeno, hecha un día antes de la desaparición

FUENTE WWW.DIARIODEAVISOS.COM

Tinerfe Fumero 3 de mayo de 2021.

Con paso firme avanza la investigación abierta por la desaparición de las dos pequeñas tinerfeñas de uno y seis años de edad que su padre, Tomás Gimeno, se llevó consigo el pasado martes, y los frutos de la misma se suceden cada día.


Como adelantó DIARIO DE AVISOS, desde el entorno de este varón de 37 años se alertó sobre lo fundadas que eran sus sospechas acerca de un acopio notable de dinero por su parte justo antes de la desaparición, e incluso que la suma se acercaba a los 70.000 euros.

Siguiendo dicha pista, la Guardia Civil ha podido certificar que, efectivamente, Tomás llevó a cabo una transferencia de unos 55.000, aproximadamente, desde una de sus cuentas corrientes bancarias a otra justo el día antes de llevarse a sus dos hijas consigo.

Fuentes cercanas a la investigación detallaron anoche a este periódico que será a primera hora de hoy lunes cuando la entidad financiera en cuestión podrá verificar si, tras dicha transferencia, Tomás retiró o no tal cantidad de dinero.

Este dato, junto al resultado del análisis del rastro de sangre encontrado en la embarcación de recreo utilizada por el padre de las niñas aquella noche y que se lleva a cabo en un laboratorio de la Península, se consideran como muy valiosos para orientar a los investigadores en su afán de dar, cuanto antes, con el paradero de las niñas, y así resolver un caso catalogado como presunto secuestro.

Nuevo registro en la casa de Tomás Gimeno

EFE 03/05/2021

La Guardia Civil está realizando un nuevo registro en la casa de Tomás Antonio G.C., desaparecido desde el pasado martes al igual que sus dos hijas, de 1 y 6 años, informaron a Efe fuentes de la investigación.

Ya la semana pasada agentes de la Guardia Civil rastrearon esta vivienda y la finca que la rodea en la zona de Igueste de Candelaria, donde al menos se llevaron una bolsa con pertenencias.

En este nuevo registro participan los componentes de la unidad central operativa (UCO), especializada en los casos más complicados, que se sumaron a las labores de investigación el sábado tras viajar a Tenerife.

Los investigadores tratan de reconstruir los últimos movimientos de Tomás Antonio G.C. antes de que se les perdiera el rastro a él y a las niñas.

Al no devolverlas a la hora convenida y tras advertirle aquel que no las volvería a ver jamás, ni a él tampoco, la madre denunció la desaparición a la Guardia Civil, que catalogó desde el principio este caso de desaparición como de alto riesgo.

Se reanuda, por sexto día consecutivo, la búsqueda de Tomás y sus hijas

EFE 03/05/2021

La búsqueda del padre y sus dos hijas, de 1 y 6 años, desaparecidos desde el pasado martes en Tenerife se ha retomado a primera hora de este martes con los mismos medios desplegados que en jornadas precedentes, informaron a Efe fuentes de la Guardia Civil.

Intervienen una patrullera de la Guardia Civil, así como agentes del grupo de actividades subacuáticas (GEAS), y varias embarcaciones de Salvamento Marítimo, con el apoyo desde el aire de un helicóptero del 112.

Las labores de rastreo se extendieron ayer hacia el oeste de la isla y también a zonas más alejadas de la costa, sin descuidar el área frente al Puertito de Güímar, donde fue hallada, vacía y a la deriva, la embarcación de Tomás Antonio G.C., con la que partió en la madrugada del martes desde el muelle de Santa Cruz.

La investigación mantiene varias líneas abiertas y no se descarta ninguna hipótesis. 

La Guardia Civil investiga a fondo si Gimeno pudo huir o no en un velero

 

www.diariodeavisos.com Tinerfe Fumero 03/05/2021

Una fuga por vía marítima, previo transbordo desde su embarcación de recreo a otro barco, presumiblemente un velero. Es la hipótesis más rocambolesca y complicada de todas las que se consideran factibles para explicar qué pudo hacer Tomás A. Gimeno, un tinerfeño de 37 años de edad, con sus dos hijas, de uno y seis años, respectivamente, después de ser vistas por última vez por los abuelos paternos de las mismas a, aproximadamente, las siete y media de la tarde del pasado martes. Tal posibilidad no solo sigue sobre la mesa de los investigadores seis días después de que desaparecieran las niñas, sino que parece haberse convertido en la alternativa preferida para los que no se rinden al pesimismo. Por todo ello, la Guardia Civil aprieta el acelerador para, de una vez por todas, dar con algo más que meros indicios a este respecto o, en caso contrario, descartarla de una vez y así centrarse en el resto de las opciones barajadas.

Hay motivos para que, casi una semana después, la hipótesis del velero permanezca viva, empezando por las misteriosas idas y venidas en la Marina portuaria capitalina del hoy fugitivo internacional (hay orden de busca y captura activa en ese sentido) durante la noche del dichoso martes. Ayer se supo que Tomás había estado esa misma tarde en dicha Marina comprobando que su embarcación de recreo, de seis metros de eslora y dotada con un pequeño camarote, estaba en condiciones de navegar, según desveló ayer el capitán portuario a Telecinco.

Como es sabido, allí volvió sobre las 21 30 horas, aproximadamente, siendo grabado en solitario mientras subía a bordo unos bultos (presumiblemente, con ropa en su interior) para luego zarpar sin rumbo conocido, retornar al lugar para comprar un cargador de batería para el móvil y tabaco y, finalmente, abandonar definitivamente el puerto santacrucero pasada la medianoche. La embarcación apareció al día siguiente, a la deriva y vacía, frente al Puertito de Güímar. En la misma se detectó un rastro de sangre aún pendiente de análisis y faltaba el ancla. Flotando cerca del lugar se encontró una silla infantil propiedad de la familia.

Posteriormente, los investigadores han descubierto que Tomás pudo retirar una importante cantidad de dinero días antes, así como que sus amigos y conocidos lo consideran capaz de intentar poner en práctica un plan tan enrevesado y que, en todo caso, requiere de al menos un cómplice. Que se trata de un navegante con experiencia que está verificado, y a la madre de las niñas le dijo varias veces que se marchaba lejos y que se llevaba consigo a las niñas.

Pero la realidad es tozuda y la hipótesis del velero empieza a naufragar al preguntarse sobre su posible destino. La opción de Marruecos o Mauritania fracasaría, dado que un hombre solo con dos niñas rubias y extranjeras llamaría muchísimo la atención en esos países. Si se optase por Cabo Verde, explican expertos consultados por este periódico que la travesía dura entre ocho y nueve días (aunque las condiciones eran buenas en esos días), y está claro que ahora hay agentes pendientes de ello. A La Palma hubiera llegado en poco más de media jornada. Por último, queda la opción de América, pero cruzar el Atlántico con dos niñas que requieren atención ininterrumpida tiene una formidable dificultad.

Mientras tanto, el rastreo por el litoral tinerfeño sigue sin dar más resultado que el inicial hallazgo de la sillita infantil, pese al notable despliegue de medios aéreos y marítimos, Si al principio se buscó desde Anaga al Puertito de Güímar, con el paso de los días se amplió la zona hasta el Sur e, incluso, al sureste del resto de las islas de esta provincia. Estas labores de búsqueda se desplazaron ayer hacia el oeste de Tenerife y a zonas más alejadas de la costa, desvelaron a Efe fuentes de la investigación.

Este caso tiene absoluta prioridad, a tal punto que los mejores expertos de la Guardia Civil a nivel estatal en estas desapariciones de alto riesgo llevan varios días en Tenerife volcados en la misión de dar con el paradero de las dos niñas.

La madre de las niñas lanza un mensaje

El DIA |

Beatriz, la madre de Olivia y Anna, las dos menores de uno y seis años desaparecidas desde el pasado martes junto a su padre, Tomás Gimeno, lanzó un mensaje de esperanza en el que se muestra convencida de que sus hijas se encuentran bien. «Mi mensaje es que manden mucha luz y amor a las niñas, que estoy segura que están bien. Que no miren las noticias alimentando la mala energía, que todo el mundo piense que las niñas son una bonita luz, que están protegidas y que, en cuanto menos lo esperemos, estarán jugando y corriendo felices», recoge el mensaje publicado por Cope Canarias y divulgado por Europa Press. Beatriz termina el texto deseando que todo el mundo «tenga una emoción fuerte de que aparezcan y que den las gracias por adelantado, sintiendo de corazón que ya están con su madre».

Antecedente

El hombre sobre el que se dictó una orden internacional de búsqueda y captura en Tenerife por el secuestro de sus hijas, Tomás Antonio Gimeno Casañas, cuenta con antecedentes policiales y penales. Y uno de esos procesos estuvo relacionado con la agresión física a un familiar directo, lo que refleja que en su perfil también figuran episodios de reacciones violentas e impulsivas. Según las fuentes consultadas, el varón desaparecido atacó a un tío paterno hace varios años y este procedió a denunciarlo en el puesto de la Guardia Civil de Las Américas. Y, como consecuencia del incidente, en un Juzgado de Instrucción del partido de Arona se desarrolló un proceso por un delito de lesiones.

Aunque EL DÍA trató de recabar el testimonio de la víctima de aquel suceso, este familiar declinó realizar cualquier tipo de declaración, tanto en relación con ese episodio violento y desagradable de su vida como sobre los actuales acontecimientos. Esta forma de ser contrasta con el concepto que otras personas tienen de Tomy, como es conocido en su entorno, que hablan de una persona «extrovertida, alegre, atenta, educada y buen padre, que siempre se mostró muy cercano a sus hijas».

En la jornada de ayer trascendió otro dato sobre los movimientos de Tomás Gimeno en las horas previas a su desaparición. Según informó Telecinco, el capitán del puerto deportivo Marina Tenerife, Enrique Alonso, pudo verlo a las 17:50 horas del 27 de abril, cuando comprobaba si el motor de su embarcación arrancaba. Se trata de un buen propulsor, de la marca Mercury, según confirmó el propio Alonso a EL DÍA. La comprobación de si funcionaba se debe a que, en los últimos años, el hombre utilizaba de forma muy esporádica la lancha. El atraque figura a su nombre desde 2016. En los años siguientes usaba la embarcación solamente para dar paseos con su familia o amigos.

Otro de los detalles que han trascendido es que los progenitores de Tomás Gimeno vieron a sus nietas la tarde anterior a su desaparición, de forma concreta a las 19:30 horas. Pero el abuelo de las menores reveló un detalle a los investigadores de la Guardia Civil. Su hijo se abrazó a él cuando se despidieron. Y ese gesto no era nada habitual en él.

En el maletero del coche del hombre había una manta de niña, dos mochilas, un biberón con agua y un dibujo. En los asientos delanteros y traseros había restos de cristales de la ventanilla trasera izquierda, presuntamente rota por el propio usuario del vehículo, así como facturas, cajas de repuestos de vehículo, una lata vacía de una bebida energética, plásticos de chocolatina, otro dibujo infantil, una botella vacía de anticongelante, una manguera de garrafa de combustible y dos coleteros.

Durante la jornada del pasado sábado, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Güímar dictó una orden internacional de búsqueda y captura sobre Tomás Gimeno Casañas, ante la hipótesis de que pueda hallarse en otro país.

Durante la jornada de ayer se mantuvo el amplio dispositivo de búsqueda formado por la Unidad de Helicópteros (UHEL), con su nueva aeronave; el Servicio Marítimo y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil. Los medios recorrieron aguas del Sureste, pero también del Sur y Suroeste de Tenerife. No obstante, el rastreo también se ha extendido a La Palma, La Gomera y El Hierro. Cabe recordar que la última persona que aseguró ver a Tomás Gimeno fue el vigilante de Marina Tenerife, quien lo vio partir en su embarcación, Esquilón, a las 00:30 horas con rumbo desconocido. Y fue a media tarde del miércoles cuando el mencionado barco, del tipo Sea Rae, fue localizado a la deriva y vacío frente al litoral de El Puertito de Güímar. Junto al mismo apareció una pequeña sillita de bebé flotando. En el interior de la embarcación se localizaron manchas de sangre, que ahora se analizan para saber a quién pertenecen.

Durante la jornada del sábado se sumaron a la investigación cuatro agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) llegados desde Madrid para intentar ayudar en las tareas de localización del hombre y sus hijas. Este equipo de élite del Instituto Armado contribuirá al trabajo que lleva a cabo la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de Santa Cruz de Tenerife, con el apoyo de equipos territoriales de Policía Judicial.

 

Tomás Gimeno a su expareja: "No vas a volver a ver a tus hijas ni a mí"

EL DIA

Tenso, impaciente y muy ansioso. Así se comportó Tomás Antonio Gimeno Casañas, el hombre que desapareció durante la medianoche del pasado martes en Santa Cruz de Tenerife junto a sus dos hijas, de uno y seis años. Necesitaba, con urgencia, cargar su teléfono móvil para comunicarse con su expareja, sus padres y sus amigos, con el simple objetivo de despedirse. Eso le llevó a realizar comportamientos extraños en la Marina de Tenerife, desde donde partió con su barco en dos ocasiones y el lugar en el que se le vio por última vez. Su vehículo apareció con el cristal de la ventanilla trasera izquierda roto y en su interior dejó facturas de la empresa en la que ejerce de administrador único, repuestos de vehículos, un recipiente usado de anticongelante, un dibujo infantil, dos coleteros, plásticos de chocolatinas y una lata vacía de una bebida energética. En su sillón apareció el plástico en el que había una pastilla. El desorden es muy evidente. E, incluso, había una corta manguera plástica usada para vaciar garrafas de combustible.

Tomás Antonio Gimeno Casañas contrató el atraque de su barco, Esquilón, en el 2016. En los primeros años utilizaba más su embarcación, del tipo Sea Rae, que puede costar entre 10.000 y 15.000 euros en el mercado de ocasión. Disfrutaba de la misma con su pareja y su hija. Pero también la usaba con varios amigos. En los últimos tiempos recurría muy poco a esta actividad de ocio. Según las fuentes consultadas, disponía de la titulación básica de patrón. La normativa prohíbe que con esa documentación se pueda navegar en horario nocturno y, además, su lancha carece de iluminación, por lo que no resulta visible para otras embarcaciones y es un peligro serio para la seguridad marítima.

Sin embargo, algunos dueños atraques acuden a determinadas horas, tras finalizar su actividad laboral o empresarial, para arrancar los motores de sus barcos y así garantizar el mantenimiento. Varios, incluso, navegan durante media hora o una hora y regresan antes del toque de queda. Pero no ocurrió así en el caso de Gimeno Casañas. Tomás y su expareja presuntamente han tenido un proceso de separación complejo y “duro”. Había un acuerdo para las visitas de las niñas, Olivia y Anna, a su progenitor. Y el martes el hombre tenía permiso para estar con ellas hasta las 21:00 horas. Pero no las trasladó en el tiempo fijado hasta la vivienda de la madre, en la zona de Radazul.

Treinta minutos después, a las 21:30 horas, llegó al puerto deportivo Marina Tenerife, según captaron las cámaras de videovigilancia. Su atraque se halla en el pantalón más próximo a las oficinas del recinto. Después descargó las maletas y bultos que llevaba en su coche, para lo que dio hasta tres viajes entre el Audi A3 y su barco. Está solo. Las niñas no aparecen caminando junto a él hacia la embarcación. Veinte minutos después, a las 21:50 horas, arrancó por primera vez y salió a navegar con Esquilón. Regresó a Marina Tenerife a las 23:30 horas. Después cogió otra vez su turismo y se fue hasta una de las gasolineras situadas en paralelo en la autovía de San Andrés. En la tienda compró un cargador de teléfono móvil. Una de las hipótesis es que, en algún momento, pudo dejar las llaves del automóvil en el interior y este se cerró de forma automática. Tal vez por eso se vio obligado a romper la ventanilla para abrir la puerta. Tomás regresó hasta el puerto deportivo y acudió hasta la garita del vigilante, a quien le pidió cargar su teléfono en el cuarto del marinero. El trabajador lo notó nervioso, ansioso, impaciente. También le advirtió de que a esa hora no debía salir a navegar, entre otras cosas por el toque de queda. Pero no le hizo caso. A las 00:30 horas volvió a arrancar su embarcación, salió de Marina Tenerife y ya no regresó más.

Al ver que no le llevó a las niñas a la hora convenida, la madre se fue directa hasta la vivienda de Tomás, situada en una calle de la zona de Igueste, en el municipio de Candelaria. Antes de la separación, la familia se trasladó a vivir a dicha finca en régimen de alquiler hace alrededor de un año y medio. Se trata de un chalé rodeado de vegetación, en un paraje rural y muy tranquilo. El hombre desaparecido vivía solo en dicho domicilio desde hace varios meses. Su exmujer no halló a Tomás ni a sus hijas en la casa. Detectó que en el hogar faltaba ropa. Telefoneó varias veces al padre de las niñas, pero no obtuvo respuesta. A las 22:00 horas fue Tomás quien la llamó a ella para decirle que no volvería a ver más a sus hijas ni a él.

Ante ese terrible mensaje, la mujer acudió al puesto de la Guardia Civil en Candelaria, donde informa de lo que ocurre. Tomás apaga su terminal o se queda sin batería. Según las fuentes consultadas, a las 2:00 horas, él vuelve a llamar a su expareja para repetirle que ya no volverá a ver más a Olivia ni a Anna; tampoco a él.

Durante la madrugada, después de salir por última vez de Marina Tenerife, envió los mensajes de whatsapp de despedida a sus padres y a algunos amigos. Cuando por la mañana vieron las palabras de su hijo, su padre acudió a la Guardia Civil para intentar solicitar ayuda. Poco después, agentes del Instituto Armado, tanto de uniforme como de paisano, acudieron hasta el domicilio de Gimeno Casañas, donde efectuaron un registro y hablaron con los vecinos del lugar. Algunos residentes de la zona definen al padre de las niñas como una persona correcta, que saludaba e intercambiaba frases al pasear los animales, pero que no llegó a conversar de forma extensa con ellos.

Debido a las circunstancias que rodean el asunto, los guardias civiles acudieron hasta el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güímar, que se encuentra estos días de Guardia, para informar de la situación. Dicho órgano judicial abrió diligencias previas en relación a la desaparición de Tomás Antonio Gimeno, Olivia y Anna, en principio por un delito de secuestro. Según la información ofrecida por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), el juzgado decretó el secreto sobre las actuaciones.

Guaza

A Tomás Gimeno Casañas no le constan antecedentes penales en estos momentos. No obstante, sí está en tratamiento médico, según las fuentes consultadas. La expareja supuestamente recibió sus amenazas en diciembre, pero no llegó a denunciarlo. A sus 37 años, figura como administrador único de una empresa de agricultura en el municipio de Arona. Antes de trasladarse a vivir al domicilio de Igueste de Candelaria, la familia residió en una extensa finca de los padres de Tomás en la zona de Guaza, en el Sur de Tenerife.

Tomás Gimeno Casañas solía frecuentar algunos locales de ocio nocturno de la zona turística de Arona. Este hombre desaparecido desciende de una de las familias propietarias de extensos terrenos de producción agraria en el Sur de la Isla, de forma fundamental, en los municipios de Arona y Vilaflor. De hecho, sus abuelos paternos ostentaron la propiedad de la casa solariega en la que vivió el Marqués de Siete Fuentes, en las inmediaciones de la iglesia de San Pedro, en el casco histórico de Vilaflor. Su padre, Tomás Gimeno Bello, empresario del sector agrario, es conocido en el automovilismo por ser uno de los pilotos más importantes de Tenerife a finales de los años 70 (Lancia Beta Coupé) y los 80 (Volkswagen Golf GTI y Mercedes Benz 190 E 2.3 16).

La Guardia Civil no descarta ninguna línea de investigación en este asunto. La Unidad Orgánica de Policía Judicial y el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil desarrollan todas las acciones posibles para determinar qué pudo ocurrir antes de que el hombre desaparecido subiera a su barco por primera vez. En la mañana de ayer se llevó a cabo la inspección de Esquilón. Esta embarcación fue localizada vacía a media tarde del pasado miércoles frente a la costa de El Puertito de Güímar. Desde el Instituto Armado ni confirman ni desmienten que en las inmediaciones de la lancha había una sillita de bebé flotando. En la tarde de ayer, el Audi A3 permanecía precintado por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil frente al pantalán A del recinto de Marina Tenerife.

Operativo de búsqueda

El nuevo helicóptero de la Guardia Civil en Tenerife se estrenó durante las tareas de localización del hombre y las dos niñas. Los trabajos de búsqueda del dispositivo de emergencia se centraron entre la Punta de Anaga y El Puertito de Güímar. A lo largo de la tarde de ayer, el radio de búsqueda por parte del buque Punta Salinas de Salvamento Marítimo se concentró frente a la costa de Santa Cruz de Tenerife.

Aparece vacío el barco en el que pudo fugarse el padre desaparecido con sus dos hijas en Tenerife

Raquel P. Capote

Según ha informado Europa Press, la embarcación fue localizada concretamente frente a la costa del Puertito de Güímar y fue interceptada por la salvamar 'Tenerife' y 'Punta Salinas', mientras que una patrullera de la Guardia Civil se ha hecho cargo de su traslado. Fue el avión Sasemar 103 de Salvamento Marítimo el que se encargó de dar la localización de la embarcación, que en el momento de ser interceptada se encontraba a la deriva y sin nadie a bordo.

Thank you for watching

La asociación 'sosdesaparecidos' y la Guardia Civil han lanzado un mensaje de ayuda para tratar de localizarlos, ya que se trata de un caso considerado de alto riesgo. Los tres fueron vistos por última vez este martes en Santa Cruz de Tenerife.

Según la descripción aportada por la asociación, el padre de las niñas tiene 37 años, mide 1,85 metros de estatura, es de complexión normal, tiene el pelo castaño y los ojos marrones.

En cuanto a las menores, Anna, una bebé de un año, es rubia de ojos azules con el pelo ondulado. Mide unos 70 centímetros. Olivia, de seis años, tiene el pelo castaño, largo, y los ojos marrones. Mide 1,10 metros. Llevaba puesto un pantalón de chándal gris, suéter azul y tenis negros.

Desde la asociación piden a todas aquellas personas que puedan aportar cualquier información se dirijan al teléfono 116000 de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo (ANAR), así como a los teléfonos 642 650 775 y 649 952 957 y al e-mail sosdesaparecidos@sosdesaparecidos.es. También se puede llamar al 062, 091 o 112.

  

 

Cambios en la normativa de tráfico (DGT) para este 2021: reducir la velocidad, multas más duras y regulación del uso del patinete eléctrico

 

Fuera los triángulos de señalización y uso de la señal luminosa en el techo

 

Durante este año 2021 se van a introducir varias normas de la DGT completamente nuevas que cambiarán nuestra manera de conducir. Sobre todo si no queremos exponernos a una cara multa.

Vamos a recopilar todas en esta publicación.

Nuevos límites de velocidad

La primera modificación de las normas DGT para 2021 de la que vamos a hablar está relacionada con la velocidad. Concretamente con el límite para las vías urbanas, que desde ahora dependen en función de sus carriles:

  • Para las que son de una plataforma única de calzada y acera, el límite será de 20 km/h.
  • Si solo hay una vía por sentido de circulación el límite se establece en 30 km /h.
  • Mientras que las que cuenten con dos o más carriles por sentido el límite se mantendrá en 50 km/h.

Estas medidas sobre la limitación de velocidad en este tipo de vías entrarán en vigor el próximo 11 de mayo de 2021.

Los patinetes eléctricos

Los patinetes también se ven afectados por las nuevas normas de tráfico. Esto es algo que ya os contábamos en esta entrada: “Normativa patinetes eléctricos 2021”. Estas modificaciones para este tipo de vehículos están en funcionamiento desde el pasado 2 de enero. Por lo que si todavía no las conocías te resumimos lo que ha cambiado:

  • Queda prohibida la circulación por aceras y zonas peatonales.
  • La velocidad de circulación será de entre 6 y 25 km/h.
  • Será necesario contar con un certificado de circulación para acreditar que se cumplen con todos los requisitos técnicos.

Los patinetes eléctricos no podrán circular por parques y aceras, algo que sí se permitía hasta el cambio de la normativa

Velocidad máxima para adelantar

Otro aspecto a tener en cuenta durante este año, concretamente a partir del 11 de mayo, es la velocidad de adelantamiento. Esto se debe a que la velocidad para adelantar en carreteras convencionales ha cambiado. Antes era posible sobrepasar el límite de la vía en 20 km/h para realizar la maniobra. Sin embargo, a partir de ahora no se podrá conducir por encima del límite establecido, aunque solo sea para adelantar.

Ya no se podrá superar el límite de velocidad para adelantar en las carreteras convencionales

Multas más duras

Este nuevo año también llega con multas más duras para algunas infracciones. Tanto a nivel de puntos del carnet, como en cuantía económica. Las multas que han recibido modificaciones son las siguientes:

  • Uso del móvil: a partir de ahora el uso del teléfono al volante costará el doble de puntos, un total de 6. La sanción se mantendrá en 200 euros.
  • El cinturón: quienes no utilicen el cinturón, sillas infantiles o casco se expondrán a perder 4 puntos del carnet. Antes la resta era de solo 3 puntos.
  • Detectores de radares: otro cambio tiene que ver con la regulación de estos dispositivos. Ahora, además de sancionar su uso, también se multará simplemente por llevarlo. Será una infracción grave con multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos.

Además de estos cambios en las multas, también varía el sistema de recuperación de puntos. Si quieres saber de cuantos dispones, no te pierdas esta entrada: “¿Cómo saber cuántos puntos del carnet me quedan?”. En lo que a la modificación se refiere, se ha introducido la posibilidad de recuperar dos puntos con un curso de conducción segura. También varía el plazo que debe pasar sin cometer infracciones para recuperar puntos, que ahora depende en función de la gravedad.

También hay modificaciones en lo que a recuperación de puntos del carnet se refiere

 

 

El dispositivo luminoso reemplaza a los triángulos cuando un vehículo queda paralizado en la vía pública

  

El próximo verano, comenzaremos a despedirnos de los tradicionales triángulos de emergencia que nos acompañan desde julio de 1999. Llega la renovada V-16. Se trata de un dispositivo luminoso intermitente de color naranja. Sustituye a los triángulos que usábamos desde 1999.

¿Cómo se utiliza?

Para señalizar que nos hemos quedado detenidos en la vía, situaremos el dispositivo luminoso en la parte más alta posible del vehículo. Garantizamos así su máxima visibilidad. Para colocarlo, no necesitamos salir del vehículo ni caminar por la calzada sorteando el tráfico, como ocurría hasta ahora con los triángulos.

¿Cómo me localiza?

El dispositivo incorpora un sistema de geolocalización que, una vez activado, envía cada 100 segundos la ubicación del vehículo detenido a la nube DGT 3.0, para que esa información llegue a los demás conductores.

¿Desde cuándo?

A partir del 1 de julio de 2021. Aunque, hasta el 1 de enero de 2026, podremos utilizar los triángulos y la nueva señal (con o sin geoposicionamiento). Desde esa fecha, lo único permitido para señalizar las incidencias será la señal luminosa con geolocalización.

¿Por qué se cambia?

La modificación de la señal V-16 (denominación oficial, según el Reglamento General de Vehículos) está incluida en el Real Decreto que regula los servicios de auxilio en vía pública. Jorge Ordás, subdirector general de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT, explica que se retiran los triángulos de emergencia debido al elevado número de atropellos mortales que se producían cuando los conductores salían de sus vehículos a colocarlos o recogerlos tras haber sufrido un percance en la vía (ver recuadro).

¿Y si tengo que salir del vehículo?

Según la nueva normativa, “como norma general”, saldremos del vehículo si existe un lugar seguro fuera de la calzada y siempre por el lado contrario al flujo de la circulación. Si no podemos salir con seguridad, esperaremos la asistencia dentro del vehículo con el cinturón de seguridad puesto.

FUENTE DE LA DGT

 

32 fallecidos por bajarse del coche

Según los datos de la DGT (sin contar Cataluña y País Vasco), entre 2019 y 2020, 28 peatones murieron atropellados en la vía tras bajarse de su vehículo. A esta cifra, debemos añadir las 4 personas fallecidas en las mismas circunstancias que ya se han contabilizado hasta el 31 de enero de 2021.